sábado, 19 de septiembre de 2009

Agua de Venezuela a Helsinki + fotografías de Finlandia. Ángel Rodríguez (Voltios)




Tengo sed.

Yesenia me vende agua.

Un litro por tres pavos.
Es caro.

Pero no queda otra.

Su hijo, Dieguito,
tras el mostrador,
llora con muy mala hostia.

Es que no quiere
volver a Venezuela
,
me explica con media sonrisa.

¿Y eso?, tratando de ser amable
mientras ella saca del frigo
un zumo para calmar al crío.

Fuera,
las jodidas gaviotas no paran de graznar.

Allá, Dieguito, sólo bebía
agua sucia de pozo.


Diez kilómetros andaba
todos los días para traérsela.


Eso no me dolía.
Me dolían las colitis,
las infecciones que cogía
de la mierda del agua

(Dieguito).

No tuve en cuenta la botella,
ni los kilómetros o el tesón.

Las narices.
O los cojones como quieras llamarlo.
Los cojones para venir de Venezuela
a Helsinki
Buscando, tal vez,
un agua mejor.

No le quedaba otra.






2 comentarios:

Pat.FloWeR.PoWeR. dijo...

No queda otra.
Ojalá quede otra.

Angel dijo...

gracias chicos, no sabía que me habías publicado este poema y estas fotos, de veras, gracias.

voltios, angel

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Las opiniones y los comentarios emitidos en este blog por las personas que en el mismo colaboran, son emitidos, todos ellos y en cualquier formato, a título personal por los diferentes autores. Este blog no suscribe ni secunda necesariamente cuanto en él se exprese.



La Fanzine en Facebook