lunes, 31 de agosto de 2009

La Habitación Roja. José Manuel Vara



(Foto: Bele)



Dedicado a Adriana,


que ha conseguido abrir una ventana en mi pasado...







"Soy de una raza al borde de la extinción"




Autodefinición




BIENVENIDOS AL FESTIVAL DE LA CARNE APALEADA"




Nota escrita en un graffitti.




Silencio.


El ligero roce de la brisa nocturna en las sábanas.




Sueños inquietos.




Pesadillas.




A veces, las pesadillas me obligan a regresar a la habitación roja. Las cortinas que cuelgan desde el techo provocan inocentemente una metamorfosis cruel de la luz. Rojo sanguinolento empapa nuestros rostros, como si de una máscara mortuoria se tratara. Rojo coagulante. Sexos heridos. Sangre en las entrañas. Almas y pasión. Locura. El festival de la carne apaleada.




Despierto bañado en sudor frío. Sudor y miedo.




Imagino que mis pupilas son rojas.




Rojo exagerado. Violento. Homicida.




Mis ojos buscan con desesperación reconocer los objetos familiares que configuran el reducido universo de mi habitación. La habitación donde me escondo.




El dolor proviene de la intuición.




Conocimiento.




Saber que sólo es cuestión de tiempo.




Me levanto.




Camino.





Tropiezo un par de veces. Es el ritual de ir al lavabo. Luz mortecina que proviene de una bombilla solitaria. El vómito acude de inmediato. Hace dos semanas que me viene sucediendo lo mismo. Empiezo a habituarme al dolor.




Sufrimiento.




No estoy a salvo. Tengo miedo. Miedo.




Las pesadillas juegan con sus propias reglas. Reglas dictadas por mentes diabólicas. Reglas que podrían acabar con mi cordura. No recuerdo cuando la perdí.




Recuerdos que me persiguen.




Sabor salado inundándome la boca.




Agua en los pulmones. Mojada sequedad en la nariz.




Voces a mi alrededor. Gente inquieta. Gente que desea salvarme. Desconocidos a los que parezco importarles. Como epílogo, el sonido torturador de la sirena de la ambulancia, que me conduce de nuevo al corazón de la vida.




Segundo intento de suicidio. Segundo fracaso.








Me voy acostumbrando a mi nuevo hogar. Habitación blanca de hospital. Diminutas baldosas hexagonales estallan en asépticos tonos grises que se dispersan por el suelo. Por todas partes. En todas direcciones.




Sigo sin atreverme a mirar debajo de la cama.




Mi compañero de habitación finge no observarme, pero estoy seguro de que lo hace continuamente. Me observa con diplomática desconfianza.




Algunas enfermeras me tratan con cautela.




A la defensiva.




Como si fueran conscientes de que tengo un pasado.




Como si conocieran mis secretos.




Los secretos de la habitación roja.




Ella.




Ella y sus cabellos teñidos. Color de la prostitución. Color del hundimiento. El humo de su cigarrillo deslizándose sobre mi piel. La sangre secándose alrededor de las heridas abiertas con sus uñas. Coagulándose bajo la epidermis en todas las zonas delimitadas por las marcas de sus dientes. Dientes amarillos. Dientes de fumadora habitual. De fondo, aún resuenan los ecos apagados de mis gritos de animal herido. Acorralado. Y sobre mis gritos, sus gritos de fiera en celo. De bestia de la pasión más primitiva. Fuegos extinguidos. Un volcán entre sus piernas. Mi miembro herido. Exhausto. Tirado sobre las sábanas. Envidiando perderse entre sus pliegues.




Semen resbalando sobre sus nalgas.




A ella le gusta así.




Que eyacule fuera de su cuerpo.




Negación del útero.




Espermatozoides muertos en el espacio exterior.




A ella le gusta de esa manera. Como los animales. A cuatro patas. Dice que, a veces, prefiere no mirarme a la cara. Así todo resulta más fácil. Es extraña.




Se aproxima la hora.




Su amante habitual llega a las ocho. Como cada día. Su madre se deja oir desde la cocina. Su refugio. Su claustro. Su monasterio. Su tesoro. Su arte.




A veces, sólo a veces, creo que la envidio.




Me pone los panatalones.




Antes, se entretiene lamiendo mi sexo muerto.




Un inevitable soplo de vida.




Ella como torturadora.




La inevitable erección.




Luego, el sonido desagradable de la cremallera al ser cerrada con violencia. Su risa exagerada. Mi grito mudo. La cremallera enganchando la piel. Los ladridos del perro tras la puerta.




Y la habitación roja se transforma en el templo del diálogo, de la cultura, del trabajo literario, del arte, de la creatividad. De la farsa, del engaño.




Ella se ha vestido sin limpiarse. Su hombre no le hará el amor esa noche.




La certeza.




El amor al riesgo.




La atracción por jugar con la cordura del otro.




La habitación roja como mundo con reglas propias.




Reglas dictadas por el interno más veterano de un frenopático de los años treinta.




Sus reglas.




Ella.




El deseo y la carne.




La pérdida de la condición humana.




Su risa interminable. Su locura cotidiana.




Mi válvula de escape.




Mi perdición.




Sonido estridente de llaves en la cerradura.




Su olor. Olor de hombre esclavizado. Feliz.




Ella abre la puerta. La habitación roja desaparece. El mundo real hace acto de presencia. Ruptura.




Esconde la botella de whisky.




Simula jugar a su juego.




Al de su hombre. Al de su madre.




Su perro lo sabe todo.




Yo finjo ser el mismo de siempre.




Contacto.




Palabras vacías como pretexto. Huída.




Ella me acompaña hasta la puerta. Cierra su otro mundo detrás. Una puerta con cristal de colores. La misma conversación de siempre. La complicidad.




Almas gemelas en cuerpos de diferente sexo.




Lo curioso es que ninguno de los dos tenemos alma.












Calmantes. Calmantes. Calmantes. Mi cerebro amortajado.




La sonrisa estúpida de una enfermera.




Olor a hospital. Desinfectante.




Me siento peor que si estuviera muerto.




Odio fracasar.




Odio vivir en la habitación roja.




Odio vivir fuera de la habitación roja.




Odio vivir.




Sin ella.




Tengo miedo.




Calmantes. Calmantes. Mi miedo atenuado.




Calmantes.


(Continuará...)






José Manuel Vara


Bio-bibloagrafía

"No es un recién llegado, pero sí un perfecto desconocido. Siempre limitando sus movimientos al underground recalcitrante, más por convicción que por vocación, José Manuel Vara (Barcelona, 1965) lleva ya tres años con su cutre-fanzine Atrocity Exhibition, y seis realizando cortometrajes poco recomendables para corazones sensibles -Géminis (94), Feliz quien toma a sus hijitos para romperles el cráneo con piedras (96) y El sueño del hombre monocromo (97)- mediometrajes -La política de los insectos (97)- e incluso largos -Pequeña radiografía de un tormento (98)-. Ocasionalmente edita un fanzine literario Los libros de la atrocidad, y colabora ahí donde le llaman o le dejan. En los últimos tiempos ha puesto en circulación Pequeña radiografía de un tormento (98), un manojo de poemas reunidos en el primer volumen publicado en la colección poesía de Neurotica Books, editorial artesanal que anuncia el próximo lanzamiento de la primera novela del mismo Vara, La habitación roja, y el texto original de Jezabel 6 -¿Lydia Lunch meets Poppy Z. Brite en Barcelona?- que inspiró el argumento de El sueño del hombre monocromo.
Devoto de Bukowski y William S. Burroughs, Vara, sin deslumbrar ni destacar especialmente en lo formal, demuestra poseer una inquietud que en ocasiones le ayuda a trascender lo meramente tributario para facturar poemas de irrebatible fuerza -Dios y Bukowski en el hipódromo, por ejemplo- que dicen bastante y bastante bueno de un personaje que aún necesita soltar el lastre del manierismo pero que parece que va por buen camino"
Oriol Rossell
(Nueva literatura killer. Revista Factory, nª 22. Abril-junio 99)
(Formación académica: Psicología Clínica.)

Ha participado en festivales de cortometrajes como FILMETS, LES COTXERES DE SANTS, FESTIVAL DEL CINEMA DE CATALUNYA (SITGES), donde en el año 2003 se le dedicó un especial en Brigadoon por su amplia trayectoria como cineasta underground. (Sus cortos se han exhibido en varias ocasiones en Badalona Televisió). olaborador de programas de radio con secciones dedicadas a lo alternativo (Radio Pomar, programa Black mass) y organizador activo de la I y II Mostra de Cinema Independent de Badalona.
Actualmente, tiene dos space-fanzines: “Neurótika subfilms” y “Atrocity Exhibition Ciberfanzine”, sigue realizando cortometrajes y colabora como publicista freelance en una agencia de Barcelona. También está escribiendo su cuarta novela inspirada en hechos reales sobre la realidad internauta.



Poética

No recuerdo exactamente cuando empecé a escribir, pero mi memoria ya está impregnada de garabatos en servilletas de bar a la edad de 15 años. No recuerdo cuál fué el detonante, si es que lo hubo, de dedicarme en cuerpo y alma a llenar libretas de poemas... lo cierto es que sigo haciéndolo con la desesperación del alcohólico tirado en el suelo buscando apurar el contenido seco de un último vaso de ginebra...
sigo sin saber por qué... pero sé que ya es algo adictivo,
una especie de segunda piel con la que cubrir mis huesos.
La poesía es mi terapia, mi droga, un poner orden en mi caos interno.
A veces lloro y muy pocas río...mi poesía parte de una desesperanza vital...una especie de aureola de fracaso personal que siempre parece querer acuchillarme desde las sombras más turbulentas de mi cerebro.
Escribo poesía porque soy adicto,
escribo poesía porque es parte de mi vida
y escribo poesía para aprender a mirar a la muerte a los ojos y decirle que no le tengo miedo.


(Fuente: Las Afinidades Electivas)


Blog de José Manuela Vara: http://atrocityexhibitionfanzine.blogspot.com

domingo, 30 de agosto de 2009

Sin Título. Eduardo Alvarado


Eduardo Alvarado Sánchez-Cortés (Miranda de Ebro, 1972), pinta, dibuja y crea objetos de temática existencial, con sofisticadas figuras aisladas como tema central, que son expresión de su profundo interés por la tradición de la pintura, y por el arte de la prehistoria y de las culturas primitivas.

sábado, 29 de agosto de 2009

a aquellas que destinaron su fuerza y su sonrisa + Dame tu alma, ven al cielo. Andrea García Ceniceros

a aquellas que destinaron su fuerza y su sonrisa

Nos enseñaron a barrer, a obedecer. Nos hicieron callar durante muchos años con palabras de papel. No puedes. Ni podrás. Nos echaron en cara mil pecados y vergüenzas. Nos culparon de los males del hombre. Sufrimos la injusticia, la desigualdad. Nos vistieron de princesas calladas, de doncellas de noche. Nos colocaron en revistas, en escaparates. Nos condenaron al silencio, a ser perfectas, a no elegir.

Despertad pequeñas. Confunden la palabra con la fuerza. Se rodean de frases mal lanzadas, de perdones ya gastados. Se esconden bajo comentarios incoherentes, hirientes, que en realidad no saben lo que significan.

Sonreíd bien fuerte, bien alto, para que sepan que estamos aquí, que podemos. Que siempre podremos. Que tenemos la palabra, la unión.

Despertad para que todo el mundo vea que existimos, que sentimos, que somos mujeres.



Dame tu alma, ven al cielo.

Nos prometieron la salvación, el amor eterno. Nos dijeron que en sus brazos encontraríamos el perdón. Sometieron a hombres y mujeres bajo la palabra del Señor. Construyeron catedrales inmensas para esconder allí sus pequeñas y ruines almas. Disfrazaron con palabras la verdad y edificaron un país para que contempláramos su grandeza. Perder. Ahora luchan por un hueco en esta sociedad que se va perdiendo poco a poco. Nuevas almas que vienen con las ideas más claras. Confesad vuestros pecados pequeños, venid con los bolsillos llenos.




Andrea García Ceniceros (Nueveminutos)

1992 abril. Estudio Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales en algún punto de La Rioja, concretamente en Nájera. Amo la música, las letras y el punto y seguido. Comenzando la pasión por escribir me topé con algún premio en relato breve que me ha animado a seguir. Cabezota e ilusionada deseo estudiar derecho en algún lugar de este país y partir en busca de experiencias y vida.

www.pedazosdeilusiones.wordpress.com

jueves, 27 de agosto de 2009

Hormigas + Helados. Ángel Rodríguez (Voltios)

Hormigas


Ya eché la sal a las hormigas

.........

¿Cariño, sabes si nos han pasado la hipoteca?

.........

La rana de peluche no queda bien sujeta
a la silla y cae dentro del orinal.

..........

¿Cariño, me estás escuchando?

..........

Trato de recuperar la rana empapada
mientras mastico,
a dos carrillos,
hormigas.

..........

¡Creo que no están en su punto!
Clavando la mirada
en el peluche calado de pis.

..........


Esta noche las cazaré más tiernas.
Sino me arranco las del brazo,
para eso me las tatué.

.........


Para llegado este momento,
abandonado por ti,
ahogado por la hipoteca y los pagos,
no tenga que comer
lo mismo que El Coronel
de García Márquez.



Por si no lo sabías. Mierda.





Helados


¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!

Un chico ecuatoriano,
o peruano,
o vete tú a saber,
decide tomar resoluciones
arriesgadas
para solventar la crisis.

En el cercanías,
camino de Atocha,
esconde agitación tras
la mirada.

Me fijo bien en él,
no sea que la huida
le pille en fuera de juego
para sacarlo de la realidad.

¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!

Temperatura agradable,
digo en el vagón,
el prisma se invierte
para acabar el tema.

Dos seguratas.

El termómetro
ya no tiene más espacio
para el mercurio.

Huérfana,
la nevera,
con los helados,
en mitad del pasillo.

El chico,
confundido entre la gente.

Se la llevan
(la nevera).

Le faltó poco.
Casi en Atocha.

A mi también
me faltó poco.

Tomé la decisión tarde,
dentro de la realidad
pero en fuera de juego.

La de hacerme con un helado.

¡Helados, helados, de coco, plátano, fresa, guayaba, helados, helados!



Me llamo Ángel Rodríguez, bueno realmente Ángel Muñoz Rodríguez, y me gusta apodarme Voltios, soy de Leganés, y llevo escribiendo muchos años, pero tomándomelo en serio tal vez dos, más o menos.

He participado en alguna lectura en el Bukowski, y también estuve el 6 de Agosto en Lecturas a Mano Armada en el Tapas y Fotos de Lavapiés de la Calle Doctor Piga.

Tengo algún que otro frente abierto para sacar a relucir mis poemas, si es que pudiese, y si no, pues don't worry, a seguir luchando. Eso sí, ahora trato de enfrentarme al relato corto con todas mis fuerzas, me encantaría hacerlo como lo hace mi colega Kebran.

Soy historiador del arte en paro. Cuando digo en paro, me refiero a que no trabajo como tal, y me encantaría. Aquí os dejo la dirección de mi blog por si le queréis echar un ojo http://angelrodriguezpoeta.blogspot.com/

Dios Y El Otro + La Silla De Paseo. Patricio Rascón Fernández.

DIOS Y EL OTRO

1

En ocasiones, te entretienes en mirar el cielo, en ver pasar las nubes evanescentes que van cambiando de forma, o en contar las incontables estrellas, mientras bailan a tu alrededor la enfermedad, el dolor, la muerte, las ilusiones, el amor, el bienestar, las promesas... Pero, cuando bajas la vista, hallas a la realidad dándoles órdenes a los danzadores y organizando tus cosas, y te cagas en dios… aunque dios te perdona, porque tú mismo eres dios. Te hiciste dios para enmendar tus propios errores y salvarte (un dios que se afirma negándose a sí mismo). Pero yerras indefinidamente; en realidad, no eres más que un puzzle compuesto por pedazos de carne humana proveniente de numerosos cadáveres. Mataste a tu padre en cuanto éste hubo armado el rompecabezas. El reflejo de tu rostro, en los espejos o en el agua, no te resultaba conocido, no te revelaba identidad alguna; o quizás te descubría un amasijo de caras que se entremezclaban, anulándose las unas a las otras. Anduviste desesperado buscando a tu madre. Te volviste loco cuando supiste que tenías cientos de madres. E ibas regalándoles flores a las niñas que avivaban la tragedia en las orillas de los estanques.

2

Otras veces pareces estar absorto en tu propia estupidez, babeando, incapaz de reaccionar, ignorando lo temporal y lo físico (velocidad del objeto, corporeidad de la luz…); o te merece la pena hacer kilómetros y más kilómetros, conduciendo tu coche para ir a la gran ciudad, y, tras cumplir alguna fastidiosa obligación, pasear perdido entre la multitud, pensando en todo y en nada; sentarte en una terraza; beber una cerveza helada o un chocolate muy caliente; ser parte del decorado de la terraza; quedar fijado en la atemporalidad de la suma de todos los momentos del espacio telúrico de la terraza.

Y algunos días no puedes evitar escuchar el lamento, que hiere por su debilidad, que reordena la realidad e intuye el orden del caos primigenio. Debilidad acuciante, traspasada de delirio profético, en un tiempo distinto al tiempo del ser humano (pretérito, presente y futuro fraccionados y mezclados entre si formando el espacio único de los aconteceres y de las profecías que son y que ya fueron): metafísica blanda del enfermo. Te distorsionas como la última nota de una guitarra eléctrica estrellada contra el suelo,

chispazos

una pequeña llama que se apaga con una certera meada

el lamento quebrado

débil y profundo a la vez

el lamento…

Hoy, otro dios ha puesto su dedo índice sobre tu frente y te ha matado y te ha enterrado simuladamente. Tú le deseas a ese diosecillo desgraciado una muerte real: No olvidas, no perdonas; tampoco tienes esperanza en la venganza.

Dios sombrío

fugitivo que mata en la oscuridad

hombre doméstico aniquilado a la luz del día

Te confundes con mi verborrea, con mi verdad acrílica; no eres mi igual: “¡Déjame en paz!”, gritas. Pero estás solo..., tú frente a ti, deidad arbitraria.


LA SILLA DE PASEO

6:28 de la mañana

Sábado

Una mujer inmigrante

Empuja apresuradamente una silla de paseo

Por la avenida desierta

Frente a la estación

El bebé va tapado con un exiguo cobertor

Con las prisas

La mujer baja la silla bruscamente de la acera

Y un biberón rueda por el suelo

Hay una expresión de angustia

En los ojos de la madre

Mientras deja el carro a un lado de la calle

Y corre apresurada tras el biberón

6:29

Eso es todo

El relente entumece

Hoy tampoco habrá revolución



Patricio Rascón Fernández (Linares, 1961)

"He vivido la mayor parte de mi vida en la populosa barriada de Arrayanes. En la primavera de 1999 emigré a Mallorca en busca de trabajo; resido en Portocolom desde entonces."

Ha publicado dos poemarios:

*Crónicas de un subproletario y otros poemas (Baile del sol, 2002)

* Parte de paz (Crecida, 2007).

Ha sido incluido en las antologías:

* Voces del Extremo. Poesía y canción (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2004),

*Voces del extremo. Poesía y capitalismo (Fundación Juan Ramón Jiménez, 2008),

*Poetas de Jaén (Universidad de Jaén, 2008),

*Certamen de Literatura Atea (Biblioteca Social La Colmena, 2009)

* Voces del extremo. Poesía y tecnología (Ayuntamiento de Béjar, 2009).

miércoles, 26 de agosto de 2009

El Cabezudo. El Kebrantaversos


Se escuchan cohetes. En la plaza, algarabía. Los chiquillos esperan al desfile. Gigantes y cabezudos. La ilusión reflejada en la mirada, en cada uno de sus rostros. La sorpresa de saber qué les tocará. Escobazo o caramelos.

Prometeo LIMÓN esperando el inicio del desfile. Apartado de todos. Huraño. Como siempre. El objetivo de las burlas de toda la población. Una terrible tara física. Miradas llenas de recelo, ira e incomprensión dirigidas hacia él.

Una repentina dolencia estomacal imposibilitó que Hermógenes TOMILLO pudiera vestirse de cabezudo. Y lo llamaron a él. Y él aceptó. Sorprendentemente lo hizo. Este año será cabezudo. Concretamente el cabezudo payaso. Viste una bata multicolor, llena de lunas y estrellas, de un exquisito mal gusto. Le dan una escoba y una bolsa de caramelos. Obsequiar a los buenos y asustar a los malos. Pero todos son malos con él.

Prometeo no emite palabra. Se pone la inmensa cabeza. Se escucha a la banda entonar una música festiva. Comienza el desfile. En sus manos, no hay ya escoba ni caramelos. Tiene su particular sorpresa. En sus manos blande. Fría, negra, con el cargador lleno.

Se escuchan gritos. En la plaza, horror. Los chiquillos huyen despavoridos. Gigantes y cabezudos. Lo que se escucha no son cohetes.




ANDRÉS RAMÓN PÉREZ BLANCO “EL KEBRANTAVERSOS”, ESCRIBIDOR OCASIONAL Y A IMPULSOS DE TRISTES ESCRITOS, PRESO DEL TIEMPO QUE NO DEJA DE DEVORARLE, DE DEVORARNOS, TRAFICANTE DE POETAS Y POEMAS, ABDUCIDO POR LA LUNA QUE EN SU RINCÓN DUERME PLÁCIDA Y DULCEMENTE CADA NOCHE.

COLABORACIONES EN EL FANZINE CREATURA

ANTOLOGÍA DEL BUKOWSKI CLUB. EDICIONES ESCALERA

SATÉLITE DE INHÓSPITO PLANETA –EDICIÓN DE AUTOR

COLABORACIONES EN GROENLANDIA-REVISTA DIGITAL

COLABORACIONES EN DELIRIO-REVISTA DIGITAL

COLABORACIONES EN CRUCE DE CAMINOS-FANZINE

COLABORACIONES EN ES HORA DE EMBRIAGARSE CON POESÍA-REVISTA POÉTICA

COLABORACIÓN EN PAZLESTINA-JUAN KALVELLIDO.EDITORIAL EL VIEJO TOPO

BLOG PERSONAL:HTTP://ELKEBRANTAVERSOS.BLOGSPOT.COM/

martes, 25 de agosto de 2009

Si Mi tíA tuVieRa PoLLa, ¿Ya No SeRíA Mi tía?. Manuel Ugarte


Si mi tía tuviera polla, ¿ya no sería mi tía?

Ojos negros
Oscuridad cegadora
Cielo encapotado de reproches
Lluvia redentora.

Sí, mi abuela es la pintora.

Ataudes soñolientos
Fuertes vientos
¿Polvos?, cientos
Que no, que miento
Es una broma.

¿Tu padre sargento?
Ya… en coma.

Es la hora
Coge el coche
Sigamos barriendo
Sorbamos la sopa

¿En qué año fue Trento?
Ni idea, lo siento.

Quédate en el asiento
No, así no
Espera, que te cuento
Pon los pies en el techo
Así, bien hecho

En proa no, en popa
Que si no, no cabemos.



Quitate la ropa
Dame tu boca
Sácame del aprieto
¿Dónde está el hueco?
Ya, ya lo encuentro
¿Está dentro?
Tómate otra copa
Que sí, que ya apriento
¿Tienes coca?
Ya, luego
A lo nuestro
¿Te gusta que te coma?
¿Sentir mi aliento?
¿Que te deje que te corras?
¡Hostias!
Perdona…
Me he corrido dentro
¿Que soy un gilipollas?
¿Qué estabas fingiendo?
Estarás de coña…
¿De qué te estás riendo?
No es gran cosa
Pero para ir jodiendo…

Un momento…
¿qué estás haciendo?
¿qué es eso que asoma?
Pero eso es una cola…
¿Estoy ciego…?
¿Te la he estado metiendo
Y te colgaban los huevos?
¿Qué te llamas Diego?
¿No eras Lola?
No, reniego
No me mola
Siento que estés sola
Pero no quiero esto
No con eso
Es que tengo miedo
Temo por mi ego
A ver si lo pruebo…
Y luego me quedo
No, que no quiero
¿Qué haces, loca?
¡Suéltame, golfa!
Quita tus dedos
O te llevas una solfa
Saca tu polla,
Que ese es mi agujero
Me la suda que te ponga
No me tires del pelo
¿Llevarás goma?
Aparta loba
No te voy a chupar el dedo
Para mí eres una señora,
No un camionero
¡Serás puto cerdo!
¿Qué gotea de mi trasero?
No, no me emociona
Cero
Ni siquiera por ser nuevo
Sí, las hormonas.
Ya, un juego.
Por cierto,
¿tenías sida hace una hora?
No, por saberlo.

Manuel Ugarte: "Nací al lado del Lago Victoria, donde fui criado por una manada de hienas. Después unos cazadores me capturaron y me vendieron a un circo, con el que recorrí Europa junto al último artista del hambre. Al pasar por Toulousse conocí a una chica de la aristocracia que se enamoró de mí, me educo, me enseñó costumbres y me envió a Oxford a estudiar Fisionomía avanzada. Luego los dos nos fuimos a vivir a Madagascar, donde nos ganábamos la vida haciendo de cocodrilos en un parque nacional. A la edad de 56 años me morí de disentería en el barco de Magallanes. Mi mujer, Rebeca, aún vive.

Esta es mi biografía real, la que he vivido, la oficial. Según la de mis padres, familiares y allegados, la no reconocida, soy de Vitoria, me criaron mis abuelos, pasé por Valladolid, donde me quedé, aunque ninguna chica se enamoró de mí, estudié dos carreras que no terminé y trabajo de delineante. Y aún sigo vivo, aunque, sin ánimo de ponerme melodramático, no sé muy bien para qué. Un abrazo."

lunes, 24 de agosto de 2009

Caperucita - Regaliz + I Got You Under My Skin. Ana Patricia Moya Rodríguez


Caperucita - Regaliz


Qué tonta era Caperucita Roja.

Tierna chiquilla que hace dulces para la abuelita,

inocente cría que se tragó las mentiras del can feroz,

estúpida niñata que esperó al leñador para ser rescatada,

criatura gilipollas que concebía la vida como un pastel.

Yo soy versión adulta de Caperucita:

llevo siniestras ropas de luto,

un palo lleno de clavos oxidados

y caramelos de regaliz en los bolsillos;

arrastro el fantasma del miserable lobo

y un cadáver anciano de voluntad impasible.

Los manjares de azúcar intragables de mi canasto

- escondidos junto a un libro de filosofía, el tabaco

y la botella de vino - se pudren por el veneno.

              Son regalos para los cuentistas:

abuelas, niñas, lobos y guardabosques

que me intentan engullir con sus fauces hipócritas.


(De “Píldoras de Papel”)




I got you under my skin

I've got you deep in the heart of me

so deep in my heart

that you're really a part of me.

(Frank Sinatra)

A pesar de tus latigazos

en mi espalda,

amor, te tengo debajo de la piel,

corres por la sangre de mis venas de borracha a un ritmo de vértigo,

te has empotrado en ese trozo de carne

            que sólo late,

desgarrándome las arterias con los dedos,

acariciando, dulce y cruel, esos recuerdos

que jamás en la vida podré borrar.

Sí, cariño, te tengo debajo de la piel;

de hecho, siempre has estado ahí…

            …aunque yo, en ti, esté

rota y arrugada en el fondo de tu papelera.

(De “Material de Desecho”)




Ana Patricia Moya Rodríguez (Córdoba, 1982)

Estudió Relaciones Laborales y es Licenciada en Humanidades por la Universidad de Córdoba. Ha trabajado como arqueóloga, profesora de clases particulares, joyera, informática, investigadora de libros antiguos, etc. Actualmente, es pluriempleada - y es directora \ editora de Groenlandia, Revista de Literatura, Opinión y Arte en general. Ha publicado un poemario, titulado “Bocaditos de Realidad” (Groenlandia, 2008). Sus poemas y relatos han aparecido en diversos fanzines y revistas, impresas y digitales, de España e Hispanoamérica (La Siega, Dulce Arsénico, La Bolsa de Pipas, Cinosargo, Deshonoris Causa, Palabras Diversas, Ariadna, Letras, Literatúrame, Laranza Zity, Café con Letras, Saigón, Revista Remolinos, Shiboleth, Creatura, Lexia, En Sentido Figurado, Cruce de Caminos, Letralia\Tierra de Letras, Margen Cero, Delirio, Mitad Doble, Ayvelar, etc.). Participa en la Revista de Literatura Internacional La Más Medula y en la página Web de la revista Andalocio. Obtuvo un accésit en un Concurso de Relatos Internacional (Relatos del Museo Arqueológico de Córdoba). Ha participado en los Talleres Literarios de Creación Eutopia 2007, Festival de la Creación Joven de Córdoba, impartidos por Espido Freide, Andrés Neuman, Juan José Millas, entre otros escritores. Algunos de sus poemas han sido publicados por el Centro de Estudios Poéticos de Madrid en sus diversas antologías. Sus poemas han sido traducidos al inglés, al catalán y al italiano. Forma parte del REMES (Red Mundial de Escritores en Español) y tiene su espacio en las Afinidades Electivas. Posee libros de poesía inéditos: “Material de Desecho” y “Píldoras de Papel”. Está empezado a escribir el próximo: “Yo soy lo que dicen mis manos”. Tiene novelas y libros de relatos, también inéditos. En breve, aparecerá en tres antologías literarias.

Dirección de correo electrónico: yosoyperiquillalospalotes@gmail.com

Más información de la autora en:

www.revistagroenlandia.com

http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com/2008/10/ana-patricia.html

domingo, 23 de agosto de 2009

PoeMas coRtos. Mario LLamazares Torrao

LLueVE:

Llueve.

Y la lluvia crea cauces nuevos,
disuelve caminos viejos.
Entre las montañas que conforman
este valle en el que un día nos encontramos.

El río, inconsumible, se desborda.

Y nadie sabe dónde se encuentra.

Sé a ciencia cierta que, algún día
(probablemente tú y yo ya no estaremos)

ya no habrá río, ni valle, ni montañas.
Y una masa informe de agua sepultará aquel cruce

en el que solo, en la inmensidad de la noche,
temeroso,lleno de esperanzas,

te esperaba.



EL TieMPo:

El tiempo no es consciente

De nosotros.

Suceden oscuras nubes

Deprisa.

Sucede a veces

Un claro de luz.

Nos dejamos

Enredar por el viento

Sin comprenderlo.

La lluvia cae caprichosa

A su manera

Sin conocernos.




LA CuLTuRA:

Que dejen la cultura

A los jóvenes.

Que ellos se entretengan

Antes de que sus huesos

Sean polvo y suelo

De este planeta.

(Aún les queda

Algo de tiempo).

Que ellos vivan

Ficciones y fantasías

Que otros hicieron

Y murieron

Sin saberlo.

Que les dejen jugar con

El concepto de nación,

El de libertad,

El de democracia

Y hasta con todos

Los del sistema

Métrico decimal.

Todos tan arbitrarios,

Tan efímeros,

Pero con tanto sentido.

Es patético verlos manoseados

Por un viejo moribundo.








Mario LLamaZares Torrao:

Nací un 17 de Diciembre de 1981 en algún lugar del Campus Universitario de Ponferrada y mi primer hogar fue una casa del barrio de la estación de Bembibre (León), al lado de la vía del tren. Poco a poco fui ampliando mis lugares de residencia: Salamanca, donde estudié filosofía e idiomas; Colonia, donde hice lo mismo que en Salamanca, pero de manera más festiva; León donde fue más de lo mismo...Actualmente sobrevivo dando clase de inglés y alemán al tiempo que voy conociendo la comunidad de Castilla y León de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo...Mi último destino fue Segovia. Lo que me depara a partir de ahora es aún un misterio.


Ilustraciones by Patricia Maestro.

sábado, 22 de agosto de 2009

Lástima que me manché los zapatos. Silvia Escario

Foto by ISA Pellejero

Quiero tener una causa que sólo sea mía y estar sentada en una silla con un libro abierto
y la mirada perdida...
Quiero tener una silla eléctrica para brasear mis carnes los domingos por las tardes mientras veo la televisión, y cocerme vuelta y vuelta y ronronear con fragor...


Quiero cumplir una misión como los grandes hombres, pero no más lejos de mi armario
y zambullirme en un cajón que me resulte familiar y rescatar un cinturón del abrazo de unos tentáculos de calamar gigante, que si ha escapado de la mar lo devolveré a su celda.


Quiero tener una causa porque me hace falta... tener una causa adecuada aunque sea falsa, aunque no crea en ella, pero que me sirva de pantalla con parecido de hombre de bien, bien hacendado, bien domesticado y que como disfraz la pueda comprar en un supermercado, para no alejarme demasiado de mi casa, y para no ensuciar mis guantes
de la responsabilidad de cumplir con mi palabra.


Quiero sostener columnas erguidas sobre mis hombros para poder demostrar mi fuerza portentosa pero que sea de cartón piedra y contando con la ayuda de unos pocos subalternos que me hagan contrapeso con sus riñones...
Y ahora también quiero ser un héroe para que me señalen por la calle con admiración desbordada y me que me den de comer gratis y me casen con una princesa de cristal, y que se muera y yo herede su fortuna real.


Y ahora que ya soy héroe, porque así lo he querido ya desde que era un niño, pues me apetece lucirme y estoy dispuesto a matar al más temible dragón (pues la condición de héroe implica el duelo continuo en contra del mal, y que es precisamente lo que siempre
mantengo opuesto a mí, como la permanente lucha por la competitividad contra
contrincantes de dos o tres cabezas, y todos ellos, feroces aspirantes a mi propio puesto)
Y qué me importa que el dragón, que yo vaya a matar, sea un pacífico gay, que recite poemas de Riambau y tenga el hocico rosado de carmín, y además que baile El Lago de los Cisnes con un crispado Tutú, y que sólo sea una proyección que en technicolor cuelga sobre el techo de mi cama.

Porque a pesar de ser un gran dragón, aun siendo de lo grande más normal, yo he visto el mal en el rímel de sus ojos y esto en el código del orden de la moralidad aceptable, significa muerte inminente, muerte por hostigación y muerte con sufrimiento imperioso,
y para ello, voy a intentar matarlo, a base de hincarle los palillos orientales de mi chop suey de pollo del de servicio a domicilio, que me dará menos trabajo, y en un quiebro repentino se los clavaré en los ojos, como si yo fuera John Wayne en una película de
la guerra de Wietnam (y es que encima me sobra imaginación jejeje)
Quiero tener valor, yo quiero valer mucho, quiero que la gente me pague sólo por ser yo
y ser tan guapo como soy.


Quiero ir a rescatar el mundo, pero sólo cuando consiga salir por la puerta de este retrete tan cómodo y tan práctico que ha hecho ventosa succionando mi trasero.
Quiero ser filósofo y famoso, bueno en realidad... sólo quiero ser famoso, lo de filósofo sólo es un pretexto para que me den algún merecido premio.


Porque quiero que me den un premio, que hoy me he portado bien, que hoy no he hecho nada que estuviera mal hecho porque yo todo lo que hago está sencillamente bien hecho
y sólo porque lo digo yo.


Y a quién le importa lo que yo hiciera, si no hago nada para que a nadie le interese,
como a mi tampoco me importa absolutamente nada, lo que puedan hacer los demás.


Y a mí me parece interesante hablar tanto sobre mí mismo, que si tengo una casa muy grande, que sí blah blah blah y esto precisamente es muy interesante porque las casas pequeñas no le gustan a nadie, ya que a mí al menos no me gustan y eso ya es bastante
prueba como demostración de que tengo otra vez la razón (como siempre), si no todo el mundo viviría en casas más grandes que la mía sólo para llevarme la contraria...y esto sería algo intolerable.


Porque yo tengo criterio ¿es que no lo veis? mirad acaso mis atuendos ¡tengo cartera!
¡me visto bien! ¡tengo multitud de fashion! ¡tengo carisma! (cosa que es bastante primordial) me depilo el vello, aparento ser respetable y correcto, tengo un coche salido de un anuncio filosófico y soy de persé un triunfador, y además...¿de que más
se podría llenar el mundo sino de mí mismo...?

Puesto que yo hablaría de mí durante horas y horas porque sin duda, todo lo que digo
es interesante...¡A mí me interesa!


Porque cuando hablo yo todo el mundo me escucha, se detienen los coches, los aviones,
las ambulancias, los nacimientos, las cascadas de agua, la caída de las cosas azarosas,
y todo el mundo enmudece y me prestan atención...

Porque todo el mundo sabe lo que a continuación voy a decir... pues voy a decir "la última palabra"...(porque siempre la digo yo) la palabra definitiva, porque yo soy la solución, y por respeto en mi honor, todos han de contener el aliento y entonces yo lo digo delante de toda esta inmensa y subyugada audiencia, lo que sé decir mejor...
y digo sencillamente...esta última palabra... "yo” y con eso ya tienen bastante... todos los que esperaban.


Y en ese momento se produce, a causa de tanta tensión acontecida, una gran deflagración, y súbitamente el mundo cae derretido tendido ante mis pies, como en un vuelco irreversible, incontenible e inconmensurable... y entonces yo, con toda mi solemnidad, doy sólo un paso más... y lo aplasto todo como si fuera una mierda...


¡Lástima que me manché los zapatos!




Silvia by Bárbara


BIO de SILVIA ESCARIO

Nacida en Barcelona en 1957 el mismo año en que nació Sid Vicious de los Sex Pistols...

Pasó parte de su infancia en Suiza... tanto en Geneve como en Solothurn...
En Suiza Nació su único hermano Joan Carles

Su madre Rosa era mucho más moderna que el resto de madres de sus amigas...
Su padre Carlos era técnico electrónico e inventor

Silvia empezó a fumar porros a los trece años, durante los cuales ya formaba parte de una pandilla de extremeños y castellano parlantes llamados los Yankees Negros, y cuyo jefe de la pandilla en un acto de autoridad y buena fe, la disuadió para siempre a probar esos polvos blancos que el resto de la juventud se inyectaba... de esta pandilla Silvia tuvo su primer novio llamado Paniagua...

El primer concierto al que Silvia acudió para su propia fascinación fue uno al aire libre en Cornellá donde tocaban Iceberg y la Dharma, y al siguiente que fue con autorización de sus padres a sus trece años, fue en el Palacio de los Deportes viendo a Jhonn Mayall, y cuyo regreso esa noche a casa, la condujo a andar sola por la carretera entre Cornellá y Sant Boi sin que lo supieran sus padres...

Por aquel entonces se hizo dos nuevos amigos llamados Antonio Benítez y Juan ?¿, con los cuales se pasaba horas escuchando a King Crimson, Genesis, Gentle Giant

A sus quince años entró a trabajar en el Hospital Clinico de Barcelona, por medio de su abuela Paquita Tremul que fue más tarde, en la época de la transición, novia del por aquel entronces dirigente del PSUC el señor Pere Ardiaca

Pero antes que eso, sobre el 1975, el doctor Portos del servicio de microbiología del Hospital Clinico, le facilitó la entrada a la escuela de arte La Massana... pero Silvia era muy mala estudiante, y cuando se le ofreció la ocasión de ir a pinchar discos eventualmente en La Sala Magic, que era por aquel entonces uno de los centros del Underground de Barcelona que ni de día ni de noche cerraba sus puertas, prefirió elegir La Sala Magic a seguir acudiendo a estudiar a La Massana...

En el Clínico Silvia estuvo trabajando los primeros años en el servicio de microbiología, bastante a disgusto por cierto, pero al cabo de un tiempo pasó a ser Auxiliar Correturnos, y esta fue la época más feliz de todas las vividas en esa casa de salud, pues de tan entregada que era, era muy estimada por las otras enfermeras así como por todos los pacientes con los cuales ella trataba...

Justo en esa época, 1977, fue a parar dos semanas a Londres por invocación de su madre Rosa.

En Londres descubrió, persiguió y fotografíó a los nuevos punks por las calles y sus clubes...
Cuando volvió a Barcelona ya fue transformada de punk, causando gran revuelo allá por donde iba, y posiblemente avergonzando a sus padres con toda su extravagancia encima...

En casa de unos amigos con una guitarra española que no sabía tocar, Silvia compuso su primer tema alegórico a la ley del Peligro social de la reciente desaparecida época del franquismo, y la hizo ya de cara a tocarla en el grupo que iba a montar inminentemente...

Sin embargo aunque ella veía que estaba haciendo mal, llevando cruces gamadas o pisoteando basuras, ella confíaba en la bondad de sus intenciones, pues en un principio el punk trataba de salvar al mundo de sus propios absurdos y contradicciones a través precisamente del absurdo y sus contradicciones...

Así que ella, aun siendo la única chica punk de Sant Boi, seguía en sus trece...

Pronto conoció a otros punks en Sant Boi, dos que eran muy amigos, y de los cuales Silvia fue novia a la vez... Manolo ¿? y Juan Ramón Ferrando, este último acabó siendo su único e indispensable novio, con el cual formó la banda Ultimo Resorte junto a Miguel Coll y Tommy ?¿

En 1978 Silvia volvió a ir a Londres donde tuvo ocasión en La Sala Musick Machine, de hacerle una foto a Sid Vicious y a Nancy Spungen, con la cual Silvia tuvo una pequeña pelea porque Nancy había tirado al suelo la cámara que su abuela le había regalado a propósito de su viaje...

En noviembre de 1979 Último Resorte tocaron por primera vez en el Teatro del Hospital Psiquiatrico de Sant Boi....

En 1980 empezaron a ensayar en los locales de Rius i Carrio, y Juan Ramon y Silvia se trasladaron a vivir a Hospitalet...

El sello independiente Flor y Nata se interesó por Último Resorte y les grabó un single con siete canciones llamado por ellos mismos El Septisingle

Y por una mala jugarreta del arrendador fueron cerrados los locales de Rius y Carrió...y la familia que los arrendaba, que era la familia de Carlos Mira , su mujer Carmen y sus cinco hijos pequeños acabaron viviendo dentro de un automóvil por tiempo indefinido

Durante la época de Rius i Carrió,la formación de Último Resorte sufrió muchos cambios, siendo la más esplendorosa creativamente hablando la compuesta por Jorge Yepes, Jorge Tremosa, Juan Ramón y Silvia

Otra de las formaciones muy interesantes que tuvo Último Resorte... fue la formada por Rosa Artesero, Juan Antonio Recio, Miguel Coll, y Juan Ramón y Silvia como columna central...
Silvia solía salir a cantar con unas translúcidas mayas sobre sus pechos. Lo hacía para provocar, para provocar el punk, no a los chicos que la vieran, y debido a ello Silvia recibió una constante presión, intolerantes y justicieras críticas y despropósitos...

Sobre el 1982 vinieron a tocar a Barcelona los Millions of dead Cops (Los millones de policías muertos)... que con un solo concierto... con sus berridos, velocidad extrema, y su constante argumento político anti multinacionales, lo cambió todo, y dejó a todo el mundo maravillado al mismo tiempo que asustado...

Así fue como llegó el Hardcore a Barcelona... pero como Silvia había sido de las primeras, y a veces de las únicas, defensoras del punk en Barcelona, de pronto sintió surgir una paranoia alrededor suyo, que la acusaba de ser la causante de que estos nuevos grupos americanos vinieran a gritar sus slogans politiqueros a Barcelona, y que ello iba a arrastrar por su culpa al caos y la destrucción a toda la escena Hardcore barcelonesa, tanto que llegaron a acusar a Silvia sus propios camaradas de la escena punk, de ser anticristo y decírselo a su propia cara...

Gracias a Flor y Nata, Último Resorte grabó de nuevo un maxisingle llamado Una Causa Sin Fondo...

Y cuando Último Resorte fue a tocar al Rockola de Madrid, en medio del concierto los punks de primera fila, le arrebataron el micrófono a Silvia, y cuando ella se adentró en la muchedumbre para recuperarlo, los punks la derribaron, y una vez la tuvieron a su altura, le destrozaron la ropa, quedando Silvia con los pechos descubiertos, debido a lo cual Rosa y Juanito, se violentaron con el público, e inmediatamente los guardaespaldas del Rockola desalojaron al grupo del escenario, acabando posteriormente en comisaria acusando la sala Rockola a los Último Resorte de haberles robado un micrófono...

Al poco tiempo, Último Resorte hizo una actuación magistral en Oñati, invitados por Javi Sayes del fanzine Destruye, los RIP, y las Vulpes... tocando también al día siguiente de una forma apoteósica en la sala La Jaula de Bilbao...
Al poco tiempo después de una actuación en la sala Zeleste... tanto Rosa como Juan Antonio dejaron el grupo...

Después de esto Silvia quedó medio desquiciada, pues de una forma bastante peculiar se había unido a Último Resorte el Marc Viaplana, pero este guitarrista tenia un estilo y velocidad pronunciadamente Hardcore que alejó a Último Resorte de su sonido Punk. Esto desquició aún más a Silvia, hasta que después de una actuación que hicieron en el Zeleste teloneando, precisamente, a Millions of dead Cops, la paranoia de Silvia con el Hardcore creció de tal forma, que ese fue su último concierto con Último Resorte. Aquel concierto fue editado por el sello Outline bastantes años después, junto a otras maquetas, en el CD llamado "Que difícil es ser Punk"...

Con la misma paranoia ocasionada por el Hardcore, Silvia cortó con su eterna pareja, Juan Ramón Ferrando, y al poco tiempo perdió la realidad de la vista, dejando de comer durante semanas, debido a que tenía multitud de alucinaciones acústicas, y un gran sentimiento de culpabilidad. Pasado el verano fue descubierta por su madre Rosa encerrada en casa en ese estado lamentable, e inmediatamente fue ingresada en la sala de psiquiatría del mismo hospital donde trabajaba... El Clínico

En esa misma época fue cuando se separaron sus padres Rosa y Carlos... lo cual hizo que Silvia se sintiera más culpable aún... en los años siguientes tuvo multitud de recaídas e ingresos...
Todo empezó a cambiar cuando conoció a su nuevo compañero Julio Ripoll. A través de él Silvia confraternizó con nuevas amistades procedentes de Hospitalet, personas que, a pesar de haber vivido de primera mano el punk de los suburbios, no participaban en absoluto con la paranoia del Hardcore del resto de la escena...

Así fue como conoció a los Carpe Diem, Alex del Pozo, Zape y Pepo, los cuales por sus buenos sentimientos hacían canciones de toda poesía que les mostrase Silvia. Los GRB y los Subterranean Kids también acogieron en sus canciones con condescendencia las poesías que Silvia escribía sin cesar...

Al cabo de un tiempo, Julio y Silvia cogieron un local en Bellvitge, y se les unieron Jou y Joan Cardona... y con ellos formaron Berlin 80, pero en Berlin 80 hubo un cambio de miembros y entraron Jonathan, Juen y Zape, y con esta formación Berlin 80 tuvo una época muy brillante, tocando periódicamente en lo que había quedado de la sala Magic de los 70, y grabando un CD con el subsello creado por Pep Val llamado Vain Skeleton... un CD llamado Punk Ficción, después de lo cual Jonathan y Juen se fueron en post de sus propias ambiciones y abandonaron a Berlín 80...

Silvia en su mayor apogeo paranoico estuvo trabajando en el servicio de Rayos X, pero luego afortunadamente, fue trasladada al servicio de ecografías, donde su directora la Dra Bru, le dio todo su apoyo a pesar de sus destacadas peculiaridades, pues Silvia, durante el horario laboral, no dejaba de escribir poesías. Alguien bastante nefasto le dijo cierta vez que Silvia se comunicaba con el resto del mundo a través de sus escritos, puesto que de forma oral no conseguía expresarse con normalidad...

En aquellos tiempos murió el padre de Silvia de un cáncer fulminante.

Julio y Silvia decidieron disolver el cadáver de Berlin 80, y de nuevo con Jou y Joan Cardona, montaron un nuevo grupo llamado Algo Tóxico, en el que entró al grupo un personaje de lo más peculiar llamado Óskar Largo el Guiri, un ocupa, cantautor y cantante callejero y casi indigente, que comía comida de las basuras si se terciaba. Luego se volvió a ir Jou y entró a tocar la batería en Algo Toxico una chica muy competente llamada Alicia Gómez, y con esta formación y en la sala La Bascula, los Algo Tóxico tuvieron actuaciones muy felices junto a sus grupos amigos Piorreah, Tóxicas, Periferia, Indecentes

Y de pronto, después de haber pasado toda una vida fumando, Silvia dejó el tabaco, y al año siguiente dejó el Hachís, y en ambos casos ella dice que sólo tuvo tres días de mono

Un día estando Silvia en ecografías, después de haber estado en el Hospital Clinico durante 34 años entregada a la labor, sufrió una especie de cortocircuito... y sumida de nuevo entre alucinaciones dejó de trabajar en el Hospital Clinico, para bien o para mal, y es que le había cogido un odio tal a "la gente", que tenía que esforzarse sobremanera para seguir siendo amable con los pacientes. Esta situación durante un largo periodo de tiempo la quemó profesionalmente hasta hacerla añicos. El Clínico como despedida le regaló un reloj donde ni siquiera ponía su nombre...

y sin Clínico la vida sigue, y el punk prevalece en internet...


- Blog de Silvia
- Myspace de Último Resorte
- Myspace de Algo Tóxico
- Último Resorte en Wikipedia

viernes, 21 de agosto de 2009

Espejo trastornado. Eva Márquez.


ilustracion: Patricia Maestro


incipiente calor en una playa
atestada de cuerpos semi desnudos
ideal para orgías apopléjicas de complejos
mira, observa
cuerpos huesudos,
rellenitos, obesos
cuerpos de panzas flácidas
estrías de pellejos bronceados
cuerpos de artificios
torsos musculados
jóvenes lozanos
en pedante pendiente
ascendente, otros
decrépitos dentro fuera
desgastados sin uso
taladrados de piercings vidriosos
pintarrajeados con disolvente
otros, asexuados de silicona...

contemplo el mío, ante el espejo
y éste no me devuelve las taras
causadas por los desvelos del tiempo
como una auto-imagen anoréxica
el reflejo anárquico que escupe mi espejo
reflecta gérmenes,

que sólo yo puedo ver
aterrada, contemplo la septicemia
que dormita bajo la piel
corrompiendo músculos y tendones
como termitas que carcomen un tronco
férreo por fuera, pero putrefacto por dentro
son mis miedos e inseguridades
marchitas, solapadas como pústulas de pus
ajando mi cuerpo pensante
y devorando mi alma


¿Alguien le ha puesto ya
un Puto nombre

a este trastorno?






Eva Márquez, nacida en Madrid en 1974, es licenciada en Derecho, madre, escritora y poeta novel. Su obra ha sido publicada en diversos blogs, así como en la Revista Digital Chilena Cinosargo, en la Revista Literaria electrónica LaOtra, en el Fanzine Asturiano Cruce de Caminos y recientemente en la Revista Groenlandia y su Suplemento de Poesía.

Desnuda sus desvelos en el Blog
"Cosas que Nunca te diré" (http://cosasqnuncatedire.blogspot.com/).




Ilustración de Patricia Maestro Cueto.






jueves, 20 de agosto de 2009

Los Puentes Que Atraviesan El Támesis. José Ángel Barrueco

los puentes que atraviesan el támesis


se llaman:

millenium, waterloo, grosvenor,

london bridge, golden jubilee,

blackfriars, chelsea, vauxhall…

cruzamos hacia el lado sur

bajo blackfriars veo a un mendigo

sentado en el suelo

se parece a la imagen de jesucristo

hay un perro a su derecha y un cartón

donde ha escrito god bless you

hombre de barbas zarrapastrosas

y heladas al que dios no va a socorrer

caminamos por southwark

estética victoriana, una playa sucia

y tabernuchas con solera

julian davies,

solista callejero,

toca su guitarra, vende

cintas y canta para el pueblo

bajo el puente de waterloo

merodeo entre las cajas

de libros de saldo que despiden polvo

los venden individuos con guantes

de dedos cortados, como vagabundos

son las dos y cuarto

y el sol ya se está retirando.

mimos, vendedores ambulantes,

músicos, buscavidas y trotamundos:

por todas partes hay

gente ganándose la vida

buscando el modo de comer,

la manera de sobrevivir a

lo más crudo del crudo invierno

dios no existe

y, si existiera,

tampoco iba a

socorrerlos a ellos.


Del poemario inédito Los viajeros de la noche



José Ángel Barrueco (Zamora, 17 de noviembre de 1972) es un escritor y articulista español.

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Pontificia de Salamanca. Columnista del periódico La Opinión de Zamora desde enero de 2001 y colaborador habitual de la revista Literaturas.com. Ha publicado novelas, cuentos y microrrelatos. Colabora habitualmente en prensa, radio e internet. Su obra aparece en diversas antologías.

Obras:

  • Recuerdos de un cine de barrio, Tecum Editores, 1999
  • Monólogo de un canalla, Ediciones de la Tempestad, 2002
  • El hilo de la ficción, Celya, 2004
  • Vengo de matar a un hombre, Celya, 2004

www.kankel.net

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Las opiniones y los comentarios emitidos en este blog por las personas que en el mismo colaboran, son emitidos, todos ellos y en cualquier formato, a título personal por los diferentes autores. Este blog no suscribe ni secunda necesariamente cuanto en él se exprese.



La Fanzine en Facebook