domingo, 9 de mayo de 2010

Polvo Utópico. Ángel Muñoz Rodríguez (Voltios)



vamos a echarnos
el polvo
más rápido del mundo

te anuncié
mientras procedía
de manera minuciosa
a dar rienda suelta
a un miembro encabritado
y encorsetado
entre el calzoncillo
la pana
y la bragueta

y no te engañé

tus manos heladas
poniendo trabas
a mi pobre picha
para no triunfar
en aquella guerra

el pellizco
de la cremallera
llevándose
su matojo de pelos
correspondiente
por la premura
en vaciar mi necesidad
en la tuya

cariño
me decías
no quiero volver a tocarte
búscame ya

pero primero
con los pantalones
y los slips
por los tobillos
porque los jodidos cordones
de los zapatos
no quisieron desabrocharse
como un pingüino
corrí al cajón
donde guardaba
los calcetines de viaje

no contaba
con mi poca habilidad
y menos coordinación
antes de meterme
con el borde
del marco de una puerta
en toda la frente

qué pasa
me preguntaste
dispuesta
desde la otra punta

nada cariño
que vamos a echar
el polvo
más rápido
y más sabroso
de nuestras vidas


pensando
que de momento
no estaba la cosa
bien encaminada
pero la robustez
y la entereza
de mi verga
ante tantos contratiempos
me animó a continuar

dónde los he puesto
joder
dónde

tirando
desperdigados
por el suelo
cajas de chinchetas
el paquete de nobel
y mil bolas de calcetines

AL FIN

apareciste
totalmente desnuda
en el quicio de la puerta

madre mía
que visión

vida
escandalizada
no te has dado cuenta
de la herida que llevas?

el tirón de pelos
había arrancado
una brizna de carne
y la sangre
poca
no cesaba en su empeño
de joderme la marrana

sin duda
estaba pletórico
pues como
un soldado gallardo
que sostiene en sus manos
una lanza
seguí adelante con mi dureza

vete a por kleenex
o papel del váter
mientras busco
el condón

solo
ahora sí
pero con el valor intacto
seguí rebuscando
hasta dar con él
al fondo del cajón

el roce
de mi miembro
contra la madera
del mueble
me había puesto
casi al límite

estaba más que dispuesto
a emprender
el polvo más rápido
y sabroso
de nuestras vidas

fue todo en uno
volver a aparecer

desnuda
y con ese
ese
ese...
me cagüen...
y yo encontrar el capuchón

como un perro sarnoso
clavé la dentadura
en el plástico
deshaciéndome del envoltorio

a la par
que tu mano
hábil
secaba y retiraba
la poca sangre
que quedaba en mi herida

ya va
ya va


lo enfundé perfectamente
en su anorak de plástico

MIERDA

de la dentellada
al abrirlo
lo había pinchado

como un condenado
que con la cabeza gacha
y los pies arrastrándose
encadenados
se dispone
en galeras
a ocupar su remo
me dirigí al cajón
contigo detrás
sustentando el minúsculo
trozo de papel higiénico
pegado a mi gladiador

otra vez
la misma operación
el frotarse con la madera
y tu mirada ardiente

ahora sí que sí
lo vamos a lograr
el polvo más rápido
y sabroso

de todos los tiempos

pero la valentía
tiene un límite
y la fatiga
se apodera
también del más corajudo

no necesitó
mi pizarrín
el muy cabrón
de su nuevo anorak
transparente

se vació solo
SIN MI CONSENTIMIENTO

el reproche
se dibujó
en tu cara

me pasaste
el trozo de papel
ensangrentado

ahora
vas a coger otro trocito
y vas a limpiar
el parqué
de tu porquería


derrotado
y con el chisme
aún tieso
pidiendo fragor

no tuve cojones
de primeras
a quitar
mi semen
del suelo

los putos pantalones
los gayumbos
mi pose de pingüino
y los jodidos cordones
anudadísimos

fueron
los primeros
en partirse el pecho
seguro

al comprobar
que no hubo
ni polvo rápido
ni sabroso
que inscribir
en mis anales
ya de por si
patéticos 

2 comentarios:

Voltios dijo...

thank you awi y pat. miles de thank yous.

Anónimo dijo...

buen ejemplo, el poema, de que es mucho más sabroso el polvo lento. el rápido no se saborea nada. es mejor demorarse, retrasar la eyaculación del macho. así las multiorgásmicas nos podemos ir un montón de veces si tenemos un hombre que sepa bombearnos bien en la penetración, unas veces en círculos, otras despacito sacando el pene entero y volviéndolo a introducir, otras empujando con fuerza, etc, etc. de no ser así, tías, vale más que nos hagamos un finger o follar con el conejito de duralex. el hombre tiene que dominar su ímpetu viril en aras de nuestro gozo. nosotras somos más grandes, sabemos más que él cuando estamos en ese momento. pero la energía del amor se mueve entre ambos durante el encuentro y el macho juega un papel fundamental. debe ser intuitivo a la hora de manejar esa energía. siempre es mejor un polvo de dos horas que uno de veinte minutos. no se trata de volvernos tántricas y follar ocho horas como Sting, pero hay que disfrutar de la vida y una de las maneras es dedicarle tiempo al sexo.

el autor de este poema da la sensación de querer buscar la complicidad, pero no lo acaba de rematar, no sé, algo falla, no sé el qué, es como que cuesta leerlo cómodamente. no está mal, no obstante, y es simpaticote el muchacho. ánimos para él. maría fanzinerosa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Las opiniones y los comentarios emitidos en este blog por las personas que en el mismo colaboran, son emitidos, todos ellos y en cualquier formato, a título personal por los diferentes autores. Este blog no suscribe ni secunda necesariamente cuanto en él se exprese.



La Fanzine en Facebook