sábado, 30 de octubre de 2010

ataduras. Daniel Sánchez Bonet

La cuerda que presionaba el cuello de Leocadio fue volviéndose cada vez más molesta, casi asfixiante y es que no era poco el peso acumulado por sus preocupaciones del día a día: que si un contrato indefinido, que si una hipoteca a 40 años, que si un matrimonio vitalicio… También, las estrechas calles de su barrio que cuadriculaban cada uno de sus movimientos, las rutinarias conversaciones con sus amigos de toda la vida o los estrictos horarios que fijaba el despertador de su habitación.
Aquella mañana de principios de semana, Leocadio decidió por fin acabar con todo. Le bastó con aflojar esa cuerda imaginaria que le estrangulaba hasta la extenuación y desaparecer: dejó el trabajo, firmó la baja definitiva de su hipoteca, abandonó a su mujer y lanzó aquel molesto aparatito metálico por la ventana.
Fue un suicidio en toda regla.


viernes, 29 de octubre de 2010

Perdimos la Infancia. Orlando Santa García.

Dejamos de ser niños
y nos obsesionamos,
Por conseguir riquezas
incluso matamos.

Perdemos la sonrisa
ganamos en miedo
y todo por nada.
por ganar el cielo.

Perdemos el tiempo.
Y nos toca el viento, ´
que ahora recuerda que llevamos dentro,
desdichas y taras.

Y malos momentos.
Recuerdos de amigos,
de infancia y de juegos.
Y al final, las heridas
de seres queridos que han muerto.

Y que han ido quedándose
en el corazón herido.
Amemos la vida,
brotemos de nuevo.
Sintamos la estima del sol y la brisa

Y bailemos pegados
al alma divina.
Juntemos deseos,
de amor y de luna,
de mar y esperanzas.

De anhelos,
y risas,
de estrellas fugaces
y cielos de tiza.
De cariño y dulzura te sacies.

Esferas. Denisse Sánchez


http://licuadocerebral.blogspot.com

martes, 26 de octubre de 2010

A mi manera. Daniel García (Castorín)

Cuando estás con la soga
al cuello,
tocando fondo,
el dinero no llega,
astiado de todo
y
de todos
y sin argumentos
por los que luchar.


Piensas,
ahora sólo me queda
la libertad,
la libertad
de hacer lo que
me salga de los
cojones,
que no es poco
y es un bien
minusvalorado.






domingo, 24 de octubre de 2010

El respiradero asistido presenta: … y en la sobremesa arreglamos el mundo. Sergi González Alonso

¿A alguien le apetece un combinado? preguntó. Y nos sentamos con unas copas de Citadelle gin. Un par de miradas reprochándonos el porqué necesitábamos refrescarnos el gaznate a las 17:00, hicimos caso omiso y agitamos la copa para mezclar el combinado. Empezamos hablando de lo deliciosa que estaba la ginebra, y
apuntando que pese a que es más suave que la Hendricks tienen los mismos grados; nos refrescamos.

Nos empezamos a adentrar en materia, no se como sucedió, si tiramos del hilo, o si el hilo nos hiló.

La cuestión es que el anarquismo y el capitalismo son iguales en sus polos, todos van a su puta bola, señalo con vehemencia. No, el anarquismo es más similar a una cooperativa, el significado léxico de la palabra suele llevar a confusión, leer a Bakunin, apunta otro más inteligente que yo. Los que agitan el gallinero son las multinacionales, los demás somos unos peleles, y los políticos sólo se dedican a poner el culo o la mano,
según convenga, clama una voz serena y contundente. Los bancos son los que siempre salen de rositas de todas, unas fusiones, unos millones de las arcas públicas...digo, mientras me sirvo otro combinado. En España todos queremos un cochazo y un chalet en la playa y no puede ser, dicen. Los chinos trabajan el doble, mejor y por un cuenco de arroz, incluso sus familias tienen que ir a buscarlos a las empresas para que descansen, dicen. Los políticos sueltan un puñado de parné para que se queden las multinacionales, dicen. Si no somos capaces de ayudar a una persona necesitada a cruzar la carretera que chorra vamos a ser capaces de recortarnos el sueldo en post de una mayor igualdad, dicen.

Decimos y decimos hasta que nos despedimos.


www.elrespiraderoasistido.blogspot.com

sábado, 23 de octubre de 2010

Libertad. Daniel Sánchez Bonet



Harta de seguir las órdenes de su dueño, éste, le concedió su tan ansiado deseo y le cortó los hilos, dejándola libre para siempre. Desde entonces, apenada, la marioneta sigue abandonada en una estantería, mientras busca una cuerda con la que poder suicidarse.



Daniel Sánchez Bonet

(1982, Castellón). Licenciado en Humanidades y Periodismo de Agencia y profesor de italiano. Escribe el blog microrrelatosapeso y es miembro de la revista Internacional microcuentista. Tiene la serie Microrrel@tos publicada en Nanoediciones, una columna de opinión sobre el género en diario siglo XXI y un espacio en el periódico yacastellón.com. Ha recibido un total de 13 menciones, entre ellas finalista del concurso Relatos en cadena de la Escuela de Escritores.

viernes, 22 de octubre de 2010

Dame Tiempo. Orlando Santana García





Dame alas para volar el planeta


dame árboles y flores,


ríos y mares como cama.


Dame arco iris de colores


Risas y …tiempo para amores.


Dame un mundo libre …de dolores






Sin tapujos, dame vida, dame embrujo.


Cielos abiertos, sol y sueños


Dame lluvia, mar y luna


Dame tiempo.



Doll. Denisse Sánchez

miércoles, 20 de octubre de 2010

El fin de la inocencia del chico formal. David Gutiérrez


Aún era pronto para beber, pero en un día como aquel, martes, no había nada más interesante
que hacer por los alrededores. Era una ciudad hermética, difícil para un visitante, para alguien
que está de paso y busca desesperadamente un agujero en el cual esconderse. Cómo un
escenario de una película del oeste, todo cartón piedra y pintura, sólo podías resbalar por las
aceras mojadas y deslizarte entre hordas de transeúntes de color gris, cómo el cielo aquel día.
Era extraña esa sensación conocida y al mismo tiempo tan diferente.

Entre las luces que decoraban feamente el callejón, una puerta se abrió para escupir a dos
borrachos que abrazados y alegres se tambalearon entre las sombras hasta desvanecer.
Entonces, rápido y fugaz, aprovecho esa apertura para colarse en las entrañas más profundas
de la nueva ciudad y esperar un día más a la suerte y a las promesas olvidadas, aquellas que
cómo los calcetines viejos desaparecen del cajón del armario sin decir adiós.

Dentro del bar y tras un rápido vistazo, eligió el perfecto lugar para esperar. En un rincón, un
viejo sofá de eskay color beige y con cortes disimulados con cinta aislante de color blanco,
mostraba sus brazos y alargaba sus dedos como púas dispuesto a clavarlos en él para no
dejarlo escapar.

El forastero se hundió en él, pidió una botella del vino más barato y empezó a preparar su
letargo. ¡Lástima! Su último cigarrillo se había mojado con la lluvia y sus ganas de fumar se le
agarraban al pecho como hierro incandescente. Le asfixiaba el humo del local pero aún así se
decidió a pedir la caridad de un paquete de tabaco ajeno. Había poca gente en el local, y
decidió dirigirse a la persona que yacía en el sofá contiguo. Busco su mejor cara de monaguillo
indecente y agachando la mirada le susurró cerca del oído.

Fueron pocos segundos los que transcurrieron entre el primer contacto visual, el cruce de
miradas y eso que hace que el mundo gire. Mientras que eso pasaba la lluvia seguía golpeando
las ventanas del bistró, los transeúntes seguían con su ir y venir, las voces y bramidos se
seguían oyendo aunque deformados como en cámara lenta, el ventilador del techo continuaba
con su misión de esparcir el polvo depositado sobre sus aspas, las moscas seguían apoyadas
sobre la pila de platos que esperaban ser recogidos en una de las mesas, los coches tocaban el
claxon en la calle contigua, las estrellas seguían siendo invisibles debido a la capa de humo
tóxico y seguía siendo martes.

La llama hizo encender el fósforo del papel del cigarrillo mientras el humo penetraba insistente
y violaba unos pulmones reacios a aceptar más humo en su interior. No hicieron falta palabras,
no hubo discurso bonito, no hubo cortejo ni modales, no hubo presentación, ni siquiera hizo
falta una sonrisa. Todo ya estaba claro.

Abandonaron el local y cogieron un taxi, sin poder contenerse y a pesar de las miradas del
taxista, se dejaron devorar allí mismo. Todo era fugaz e irrepetible, no habrían repeticiones
pero aún así creyó sentir cada uno de los surcos y poros de sus manos. Sólo llevaba una cosa
que ofrecer que no fuera su juventud y un par de billetes arrugados en su estrecho y raído
pantalón. Una botella por acabar de vino barato.





martes, 19 de octubre de 2010

Volando Libre. Rafael Arrabé Murillo

Sobre la libertad


No todo el que vuela es libre, a veces, es nuestra propia falta de libertad la que nos
hace perderle el miedo a usar las alas, esas, que se supone, están ahí para hacernos libres. Si
pensamos un momento en el mito griego de Dédalo e Icaro podemos atisvar mejor lo que
quiero decir. En su cautiverio, y no habiendo otra forma de escapar que el aire, decidieron
hacer algo que de no estar encerrados, jamás hubiesen realizado. Así pues, a veces, para poder
volar libre, es necesario antes haber estado preso, porque ¿qué es la libertad? La libertad es, a
fin de cuentas, el reflejo más puro de la integridad, de la verdad.

La libertad, la sinceridad, la verdad, el amor… al final, todo es lo mismo, al final, todo
nos esclaviza, pues, ¿Quién no se ha sentido esclavo de su propia libertad? ¿Quién no ha
deseado no haber sido libre… para tal vez, poder volar? ¿quién no sentido el corazón preso al
amar libre e incondicionalmente? ¿Quién no ha hablado, con sincero conrazón, quedando
esclavo de sus propias palabras? Esclavo, y a la vez, libre, libre y responsable.

Libertad, la innata capacidad de decidir entre dos o más opciones o sencillamente, no
optar por ninguna. Libertad, la capacidad de actuar sin opresión ninguna… libertad, la
capacidad de amar y comprometerse, la capacidad de no hacer lo que queremos, por hacer lo
que amamos, la capacidad de nagar lo que apetece, por hacer lo que el amado quiere… he ahí,
el más alto grado de libertad… la que se entrega, la que se da, la que no se reserva para sí, sino
que se compromete con quien ama… la libertad de elegir cómo hacer, sin perder la alegría, al
negar lo que se quiere, por tener lo que se ansía. Libertad… capacidad de ir más allá sin
despegar los pies del suelo.

Volar… sin duda es la sintesis de la libertad, su mejor imagen, volar… sin fronteras,
sin dirección, sin miedo, volar… ser libre… al final, sólo la verdad nos hace libres, y ¿Cuál es
tu verdad? Lo cierto es que todos queremos una cosa de la libertad, la felicidad, y la felicidad
nunca es completa hasta que no es compartida… la libertad que se comparte… la libre
negación del “yo” para ser del “otro”… la felicidad de ser “nosotros” volando libres, dejando
atrás el laberinto de temores y mentiras, de oscuridad y penumbra… ¿quieres ser libre?
Vuela… busca la verdad, y corre tras ella, pues, donde hay verdad, hay luz, donde hay luz, no
hay miedo, donde no hay miedo hay paz, donde hay paz, hay libertad.



lunes, 18 de octubre de 2010

Presente. AnaisNit

Olor mojado.
Olor a algo conocido y ácido.
Olor de cosas bullendo,
sudor y tabaco.
Olor a camisa reseca,
a restos del naufragio.
Olor a sobaco,
a boca, a talco.
Olor a pies enfundados
en sudados calcetines de plástico.
Olor a hongos en proceso,
a tristeza alcohólica y espasmo.
Olor a caries abiertas
a pus en heridas viejas.
Olor a pellejo,
a caspa,
a escroto insalubre.

Olor que me despierta,
que me hace presente.

A eso huele hoy el metro.
Ese olor es como un sudario,
que se te pega al alma.
Ese aroma a cosas podridas
es lo que me aferra a este día.

Es mi bálsamo contra los sueños.
Es mi canto a la vida.
Porque la vida, amigos, huele.
Y mucho más que la muerte. 


2010



Steam Monkey




 http://anaisnit.blogspot.com

sábado, 16 de octubre de 2010

AL(LI)TERACIÓ. Montse García I Amat



Viatjo
a
peu per pressa.

Per pintar
petits prats postrats
per
SOBRE
pistes polifacètiques.
Pregunto per preguntar.
Per pidolar propostes poètiques,
pinzells pulcres pendents
DEL DIBUIX.

Puc passar
per poca
per petita
passar
per puça
per peça
per pinça
per MICA.

PER ROCA.

Perquè per podrir pòtols perduts, per pessigar pors polars, per perseguir polaroids
pastifejades, per profetitzar plausibles presents, per pasteuritzar pomes RO-DONES, per
puntejar plaers polièdrics, per pentinar possibles porcs,per parlar per parlar, pol•linitzar,
per pixar,per pastar, purgar, perviure

Per perdre….

Viatjo a
peu per pressa.


www.montseamat.blogspot.com

viernes, 15 de octubre de 2010

Rey del Edén. Marco Portillo

Rey del Edén,
Brillando desde tu trono de felicidad inefable,
Gobernando batallones de almas puras como ángeles,
Siendo tú mismo luz y sustento eterno de todo el lugar,
Ciego ante las maquinaciones y arrullos de tu enemigo el tiempo,
Ignorante de las crueldades del destructor de mundos, cambio,
Los hombres te han soñado miles de veces,
Y han anhelado tu reino y tu corona inmutables,
Con mezcla de fuego e imprudencia en su vanidad y en su sangre;

Han ignorado látigos, espadas, piras, guerras, sabiduría, edades,
Y han ido a buscarte allí dondequiera que creyeran que te encontrabas;
En un libro, en una página, en una palabra, en un océano, en una isla,
En un continente,
Todo en vano, todo perdido;

Rey del Edén,
Han querido con manos de sangre tocar tu corona de aire,
Abrazarse como niños a tu barba de sueño,
Seguir tu estela de rayos,
Imitar tu dominio de cuento,
Y se han dado de bruces con el suelo,
Abonado con los cuerpos de las víctimas de tan caro deseo.




Reseña autobiográfica.

Bajo el pseudónimo de Erebus se oculta Marco Portillo, estudiante de Filosofía en la
Universidad de Valladolid e intento de poeta y prosista a tiempo parcial.

Entre sus logros se cuentan seguir manteniendo su blog ya por más de dos años http://espacioenlasnubes.blogspot.com), haber publicado un microrrelato en la revista de la biblioteca pública de Burgos “Plaza San Juan”, haber quedado finalista en la edición 2009 del concurso de microrrelatos “Bardeblás”, haber publicado casi de milagro algunas cosillas en La Fanzine y no empanarse de casi nada en esta vida.

jueves, 14 de octubre de 2010

Con la que está cayendo. Nacho Hernández González

Con la que está cayendo, ¿cómo no voy a ir la huelga? No me pongas excusas. Di lo que quieras de los sindicatos amarillos, que tendrás razón. Son unos oportunistas, se tenía que haber hecho hace tiempo, hay desinformación, contradicción… ¿Y qué? Yo no me manifiesto por ellos. Yo SÍ voy por ti, por mí y por Evelyn. Por Renato y el contrato que nunca firmará. Por Lisette y las demás esclavas de calle Montera. Por el accidente laboral impune de Mohamed. Para que dejen de decir que lo hacen por nosotros. Para demostrar que no somos parte de su juego, que no pueden seguir utilizándonos sin que nos movamos. Pero, sobre todo, me manifiesto porque OTRO MUNDO ES POSIBLE. Otra reforma laboral es posible. Otra política social es posible. Otra globalización es posible. Hago huelga porque demasiada gente ha muerto para que yo tenga derecho a hacer huelga. No mires a otro lado. Córtales el hilo con el que tejen sus redes y manejan sus marionetas. Dales fuerte y no corras. Sin nosotros, no existen. Imagínate que un día no vamos nadie a trabajar. ¿Qué pasaría si una mañana, sin previo aviso, sin convocatoria oficiosa, nadie acudiera a su puesto? ¿No ves a los gordos dueños del mundo, con su traje gris y su alma asistólica, cargando cajas y mirando la calle desierta buscando una respuesta? Somos el motor que mueve el mundo. Unámonos, compañera. Abramos las grandes alamedas por donde pase el hombre libre. Es hora de construir nuestra historia. El futuro está en nuestras manos y es nuestra obligación cambiarlo. Se lo debemos a los que lucharon antes que nosotros. A las primeras sufragistas, a los anarquistas asesinados y a los exiliados. Se lo debemos a aquel poeta que cantó a la libertad pura, sin fisuras ni dobleces. Derribemos los muros de silencio y gritemos. ¡Otro mundo es posible! Compañera, hermana, ocupemos las calles y construyamos el mundo con el que siempre hemos soñado.



Bcn Street Shots II. Steam Monkey

miércoles, 13 de octubre de 2010

Utopía. Rufino Sánchez

ser feliz sin tu sonrisa.

que cuando dices que no te pasa nada, sea cierto que no te pasa nada.

que la distancia se mida en abrazos y el tiempo en besos.

que existan trenes a la nada donde sólo viaje la tristeza.

que se pueda vivir de las ilusiones.

que la tele diga la verdad.

que no me olvides.

que no te necesite.




La voz le dijo:

- Hijo mío. Todos tus deseos se cumplirán cuando subas esas escaleras.
Todo lo que siempre has anhelado.
Tus ilusiones desde niño.
Tus fantasías, incluso las que no se pueden contar.
Por supuesto, la mujer de tus sueños.
Todo está allí. Detrás de esas escaleras que no tienes más que subir.

¡¡¡ ¡Pero oye, oye, oye! ¡Que la escalera está para el otro lado!






El autor.

Escribe desde joven y sueña con la utopía de dedicarse a la literatura y por ello ha auto-
editado un libro de cuentos que vende por Internet con mucha ilusión de regalo.

Además actualiza su blog a diario para que puedan conocerse textos nuevos y otros
poco usados.

Si quieren saber más visiten:

http://uncuentoentuoido.blogspot.com/

martes, 12 de octubre de 2010

Enemigos. Cristian G. (Norman Bitch)


-Nos encanta disimular nuestra personalidad con los sentidos de lo cotidiano-
-El poder de la imaginación está en las personas-
-Algo cambiará el mundo-

Jan no paraba de pensar en este tipo de frases idealistas durante la clase de inglés, la última de la mañana. Odia estudiar idiomas, dice que siente su lengua como anestesiada cuando pronuncia palabras como Purple Haze.

De pronto le dan con una goma elástica en la cara, era Joaco, en el instituto intentaban hacerse pasar por enemigos mortales, pero eran inseparables.

Jan era el típico chaval rubio de las series de Disney, sus padres eran inmigrantes de algún país del este, no recuerdo su nombre pero seguramente acababa en –enia o en –avia. Joaco era madrileño de pura cepa, con cara deber 20 duros a cualquiera, vivió un tiempo en Barcelona pero odiaba el mar.

A la salida de clase suelen bajar andando desde Puerta del Ángel hasta Usera, les gusta llamar a la puerta de todos los restaurantes y tiendas de comestibles chinas, y luego salir corriendo. Siempre acaban jugando en un parque ruinoso de Carabanchel, donde a menudo encuentran todo tipo de objetos para hacer el indio, como el volante de un coche, cascos de motos…

Sobre esa montaña de basuras, se veían capaces de cambiar el mundo, conduciendo un Ferrari, o caminando como dirigentes mundiales con bastones hechos con varas de metal del parque; una vez encontraron incluso una copa que bien podía ser el cáliz que buscaba el Dr. Jones para tener la vida eterna y poder seguir haciéndose pasar por enemigos mortales en clase.

-Solemos sonreír cuando pensamos en cambiar el mundo, deberíamos intentarlo para ver si también soltamos carcajadas-


Alberto García Alix

lunes, 11 de octubre de 2010

Por Seguridad. Rubén Casado Murcia

No hay manera de hacerle


entrar en razón:


“Esas, esas camaritas,


so memo, te están mirando,


te van a mirar cuando mees en aquella esquina,


o cuando le eches uno de los buenos


a tu chica en ese hueco,


entre dos coches.


Ahí estarán, violando tu libertad.”


Y el tío va y me dice que eso le es igual,


que lo que le preocupa no es que


violen su libertad, sino a su chica.






Y por mucho que me pese,


tengo que darle la razón.






Voy a dejar a la mía.








Soy Rubén Casado, nacido en Ceuta y con toda probabilidad muerto en su día. He publicado la plaquette Cacagénesis y el libro "Urbe desta historia" al que pertenece este poema.

domingo, 10 de octubre de 2010

La Fanzine #4: Utopías. Para Imprimir

Aquí está La FAnzine #4: Utopías escaneada por pliegos, para que no se os vuelvan locos en las copisterías. Se imprime en A4 por las dos caras, se dobla, se grapa, y listo!

LaFanzine004-pliegos                                                            

Una semana Utópica. Jorge L. Rodiles Gª

Y ya ves, cómo pasan los días aquí encerrado,
todos iguales, han llegado a clonar las horas.
Me pregunto qué tal día hace ahí afuera,
hace tiempo que no veo la luz del sol.
Ahora me acuerdo de todo aquello que hacíamos juntos...
Los lunes, eran para repasar tu lista de libros favoritos,
los comprábamos en aquella librería de la esquina,
todos apretujados en las estanterías.
Los martes, eran para perderse lejos, muy lejos,
donde nadie nos viera
reflejarnos en los espejos.
Los miércoles, comida para dos,
una copa de vino, de aquella botella escondida
y en la bañera abrazados, prometíamos amor.
Los jueves, asaltábamos los quioscos de la ciudad,
en busca de revistas de diseño,
para decorar las paredes de la edad.
Los viernes, eran el cine,
el placer de vestirse y perfumarse,
para esconderse en aquellas salas y a oscuras besarse.
Llegaba el fin de semana y nos gustaba tumbarnos en el sofá,
a ver nuestro programa de televisión favorito,
hasta los anuncios de madrugada,
¡era todo tan bonito!
 










Texto de Jorge Luis Rodiles García


AVILÉS-ASTURIAS


* Este texto es una colaboración para La Fanzine. *4. "Utopía."


Diplomado en C.C. Empresariales por la Universidad de Oviedo.


Escritor de "renglones torcidos", critico y lector empedernido de 
libros de ensayo.


Le encanta los viernes de cine, las series de televisión de la HBO.


La música de los 60, los éxitos de la Motown e idolatra la radio.


Viajero incansable, tiene como ciudades preferidas, Londres y Praga.

sábado, 9 de octubre de 2010

Pepito. Velpister



Siempre tenía los ojos húmedos, pero no creo que llorase. Cuando íbamos a verlo agarraba con fuerza los barrotes. No nos daba pena. Solíamos reírnos de Pepito. Sabíamos que era extraordinariamente fuerte y peligroso, por eso tenía que estar encerrado. No le guardaba rencor por lo que me hizo, pero le temía. Todos le teníamos miedo. Le llevábamos uvas, se las comía aunque estuviesen podridas, alargaba los morros a través de las rejas, se las dábamos una a una, era divertido. Las habíamos cogido en un cultivo colindante con la finca, arriesgándonos a que el dueño nos pillase con su escopeta de postas de sal. Si algún día Pepito se escapara, quizás se acordaría de las uvas y no nos partiría en dos, como nos habían dicho que hizo con un niño. Un año o dos antes, había ido por primera vez de visita, yo y dos de mis hermanos a aquella especie de cárcel utópica y sin dueño. Pepito ya estaba preso, pero no encerrado, si no agarrado por una cadena, el habitáculo que ocupaba no tenía barrotes en la ventana, así que podía encaramarse sobre ella. No había ningún vigilante, poco antes nos avisaron, eso sí, de que no nos acercáramos demasiado. Estaba allí, con los ojos húmedos, mirándonos desde el momento en el que llegamos. La cadena no le daba demasiada libertad de movimientos. Estaba rodeado de sus excrementos, cientos de moscas y avispas zumbaban a su alrededor. Nos acercamos despacio. Como parecía tranquilo y amistoso, nos acercamos un poco más. Le llamamos por su nombre. 




De repente me cogió.
Pepito, un chimpancé enorme, me agarró por el pelo. Estábamos en el repugnante zoo de Bemposta, La Ciudad de los Muchachos. Las instalaciones eran penosas, y la seguridad inexistente. Tiraba de mí con todas sus fuerzas, sentí como me los arrancaba casi por completo. Hice fuerza para que no consiguiese cogerme del cuello, mi hermana tiraba de mí, mi hermano se quedó paralizado, siempre fue un cobardicas. Cuando se le soltaba una mano porque ya no había pelos que agarrar, inmediatamente volvía a asirme fuertemente de un nuevo mechón. Patri no me soltó, gritaba. No había nadie para ayudarnos. Marius estaba mudo, seguramente a punto de desmayarse. En cuanto a mí, no recuerdo haber gritado, no recuerdo tampoco que me temblasen las piernas, lo único que debía hacer era soltarme, tirar y tirar, no extender los brazos para que el animal no pudiese agarrarme de ellos, estaría perdido. Si me hubiese cogido me habría partido en dos como a aquel niño. Siempre tuve un pelo de mierda, muy fino y quebradizo, pelo de rata, como decía mi madre. Por eso Pepito no me mató aquel día. No le guardé rencor, prácticamente me dejó sin pelo, pero volvió a crecer. Hoy estoy calvo. No, no es cierto, casi calvo, me queda una pelusa repugnante que no acaba de caerse. A menudo he pensado que este pelo que no se me cae es el que Pepito me arrancó y volvió a nacer sin ninguna convicción para ya nunca desaparecer, por si otro chimpancé me volviese a atacar. 




Aquel día pudo morir un niño, partido en dos, en las instalaciones de Bemposta, La Ciudad de los Muchachos.



http://velpister.blogspot.com

http://velpisterpinturas.blogspot.com




viernes, 8 de octubre de 2010

La Fanzine #4: Utopías. ¡Fotocopia y Difunde!

La Guarida del Duende. Juan Carlos Aguirre

Duendes asturianos no me dejan dormir. Están toda la noche revoloteando entre mis escritos. Sólo escucho sus murmullos en céltico antiguo. Creo que esta vez fueron tres o cuatro individuos. El sonido de sus diminutas manos arrugadas manipulando los folios es inconfundible. Son rápidos y astutos. Cuando enciendo la luz ya se han ido. Son difíciles de ver y más de atrapar. El otro día me desaparecieron siete sonetos paganos y ayer un par de relatos esotéricos. Van a lo suyo, saben lo que quieren, pero lo que me extraña es que hoy me ha desaparecido, también, un poema kantiano. Hace unos segundos, mientras escribía esto.


Se esconden entre los árboles del bosque. En zonas casi inaccesibles. Nadie sabe con exactitud
dónde viven. Salen de noche y de día, según sus necesidades y divertimentos. No sé cómo, pero se las ingenian para entrar a mi casa. Estoy "atrincherado en mi bunker", pero aún así entran, y al salir dejan la ventana abierta. Estoy pensando en comprarme un gato o un perro para que los espanten.
¿Para qué quieren mis escritos? ¿Qué hacen con ellos?


Hace unos días escribí un poema arcano y le coloqué un chip localizador GPS imperceptible, pero aún así, los duendes se dieron cuenta y me tendieron una trampa. Seguí el rastro del localizador y me llevó a la guarida de un oso que casi me mata del susto. Ya os imagináis el resto... Que vergüenza por Dios.
Son listos, demasiado, diría yo. Aunque le echo llave a los cajones del escritorio ellos lo abren con facilidad y se llevan mis escritos. He pensado en dormir con ellos, con mis escritos, digo, guardarlos debajo de la almohada, o qué se yo. ¿O tal vez quieren que deje de escribir? Ya no sé que pensar. Si se propusieron perturbar mi tranquila vida, lo están consiguiendo.


Lo que quisera saber es dónde se esconden, dónde se está la guarida del duende. No quiero
contaros qué haré cuando encuentre su guarida. No quiero espantaros, pero a lo que ya os imagináis que haría, cuando los encuentre, multiplicarlo por cien. Tengo que recuperar mis escritos, tengo que encontrar la guarida del duende...


Por favor, no penséis que desvarío o que se me fue la olla, no. Lo que os cuento es verdad. Ya sé que os parecerá esto muy extraño, pero es verdad... ¡es verdad! ¡¡es verdad!! ¡¡¡ES
VERDAAAAD!!!


-Creédme, ¡no estoy loco!, no Doctor, ¡no!. No estoy loco, enfermero, ¡soltadme, dejadme ir!,
vienen a por mí, ¿no los véis? ¡¡¡NOOOO!!! Están aquí, mirad, allí están los duendes, ¡¡¡LOS
DUENDEEES!!! ¿qué hacéis? No cierren la puerta...


-Abra la boca, tómese la medicación...



Texto ©Juan Carlos Aguirre, 2010

Juan Carlos Aguirre

(Lima, 1977) Narrador y poeta. Informático. Socio de la Asociación de Escritores y Artistas
Españoles. Colaborador de la Revista Koult: www.koult.com donde escribe reseñas y artículos
sobre actividades culturales. Ha publicado poemas en la revista Prímula:
www.ccprimula.blogspot.com y ha participado en recitales poéticos en la ciudad de Gijón, Asturias,
donde reside actualmente.

jueves, 7 de octubre de 2010

Las Rosas. Pepe Pereza

Marcelo llevaba años experimentando con las rosas. Sus éxitos más sobresalientes fueron las rosas comestibles bajas en calorías y las famosas rosas fluorescentes, esas que brillan en la oscuridad y exhalan un perfume embriagador. Ni se sabe la cantidad de premios que recibió por estas últimas. Sabiendo que gozaba de prestigio y buenas subvenciones, Marcelo se había propuesto ir más allá y crear una rosa que al respirarla suministrara los mismos componentes del tabaco, con la variante de que se eliminaba el humo, la dependencia y, lo que es más importante, las enfermedades cardiovasculares derivadas de su consumo. Marcelo creía que si el experimento tenía éxito le consagraría. Lamentablemente, Marcelo falleció antes de que sus experimentos vieran la luz. En el parte de defunción escribieron que la causa de su muerte fue un cáncer de pulmón provocado por los sesenta y tantos cigarrillos que consumía a diario.


Bcn Street Shots I. Steam Monkey

Publicados en la versión impresa de La Fanzine #4: Utopías

¿La Fanzine #4: Utopías ya esta´ en la calle!

Desde aquí queremos agradecer a todos aquellos que han colaborado con nosotras aportando su arte a La Fanzine.

a continuación os dejamos con la "editorial" y el listado de los artistas que han sido publicados en la versión de grapa y fotocopia.

Un besazo enorme




Tras el insomnio, el sueño. Utopía. Recuerdos de la infancia, como si ésta hubiera sido un mundo idílico del que nos fuimos alejando con la edad. La salud no es algo por lo que preocuparse. El amor es infinito. Se puede fumar en los bares. La depresión es inconcebible. La guerra: un juego. Los enemigos son ficticios. Nadie mira. No hay cámaras. Nadie teme por su vida. La muerte sólo es un estado de placidez eterna. Distopía. Utopía sumergida. Esclavos de la tecnología. Víctimas de la moda. Violaciones… ¿consentidas? El rey del Edén y Monsieur Bestiole juegan al ajedrez. Amélie recoge las últimas piedras y guarda su sonrisa. En el parque un hombre trata de calmar la resaca. Una chica se le acerca. La sentencia es clara. Podemos vivir en un mundo mejor.

Awi.

1. Nubeh
2. María Peinazo Notario
3. Jesús Domínguez
4. José Antonio Fernández Sánchez
5. Bruno Jordán
6. Patricia Maestro
7. Tino Prieto Aguilar
8. Daniel García (Castorín)
9. Sir G
10. Eva Gallud (Monogatari)
11. Orlando Santana ¬García
12. David Gutiérrez
13. Pepe Pereza
14. Marta Cebrero
15. Alicia Colmenar
16. Sergi González Alonso
17. Ángel Muñoz Rodríguez (Voltios)
18. Mr. Tas
19. Rufino Sánchez
20. Sara R. Gallardo
21. Nacho Hernández González
22. Luis Carbajales
23. Juanan Bilbao
24. Begoña Leonardo
25. Óscar R. Cardeñosa
26. Cristian G. (Norman Bitch)
27. José Manuel Vara
28. Jorge L. Rodiles García
29. Jonathan Jiménez
30. Marco Portillo
31. Rut Sanz
32. Javier Flores Letelier
33. Miguel Sánchez Ibáñez
34. Andrés Malpaso
35. Borja Díaz Manzanares
36. Miguel G. Villarino
37. Rafael Arrabé Murillo
38. Jorge Dos Anjos Trigo
39. Rubén Casado Murcia
40. Aitor Cuervo Taboada
41. Luis M. Hermoza
42. Oswaldo Pérez Cabrera
43. Ana Patricia Moya
44. Alberto Medina
45. Juan Carlos Aguirre
46. Velpister
47. Fritz

miércoles, 6 de octubre de 2010

Soñé Soñar. Aitor Cuervo Taboada

Soñé con reyes y con guillotinas, 
soñé con burgueses en el paredón,
soñé con una corona de espinas
y una cruz para Juan Carlos de Borbón.
Soñé soñar con la Revolución.

Soñé con ricos cayendo en la ruina,
con obreros que colgaban al patrón,
soñé que los mineros de la mina
se proclamaban en huelga del carbón.
Soñé soñar con la Revolución

Soñé verme en comunas parisinas
Marsellesa al compás de acordeón ,
soñé que en las montañas trasandinas
Bolívar llamaba a la Insurreción.
Soñé soñar con la Revolución.

Soñé que las piedras palestinas 
vencían a los fusiles de Sión, 
soñé que en las guerrillas clandestinas
el pueblo buscaba emancipación
Soñé soñar con la Revolución.

Soñé soñar con la Revolución,
soñé soñar con los ojos abiertos,
y en mis sueños que soñaban despiertos
obreros se alzaban en rebelión
y gritaban “antes que esclavos, muertos”



martes, 5 de octubre de 2010

Utopía y Corazón. Rafael Arrabé Murillo

¿Quién en su corazón no ha amado? ¿Quién, habiendo amado, no voló hasta la utopía? ¿Quién no anhela en sus entrañas aquello que la utopía ofrece? Dos conceptos tan distintos, lo real y lo concreto, la fantasía de lo abstracto y lo abstracto del corazón…

En la mente de todo hombre nace un día, del deseo, del anhelo, del corazón mismo, la pregunta de lo justo… de lo bello… de lo real e inexistente… del amor. Idealizado, el amor es como el motor que nos mueve, que empuja nuestros actos, que nos llena y nos lleva hasta rincones que no pensamos que teníamos, pero con los cuales vivimos a diario. Es la utopía de lo hermoso, de lo ideal y lo perfecto que encontramos en nosotros a la luz de los ojos de quien nos ha enseñado amar… de quien nos vemos amados. Es cuando Utopía se nos hace concreta y nos aterra, pues aun a fuerza de ser de todos el deseo, por tenerla por lejana, su sola proximidad es aterrante. Extraña realidad forjada sueño la de la utopía del corazón que se estremece entre los brazos del amado… que nos hace vulnerables… pues en un mundo ideal las defensas ya no existen y las barreras son sombras de un ayer que ya pasó. “que maravilloso sería…” nos repetimos en la soledad de nuestra mente… deseando como real lo que anhelamos como ensoñación de lo justo… quién sabe si tal vez de lo divino… y en este punto místico del cuerpo con el alma donde nada duele, en este sueño del hombre que se mueve en un mundo que no entiende y que critica, en este estado del ser que clama a un cielo su justicia inexistente… sólo una ventana hace real lo que en la mente es utopía. El corazón del hombre; tantas veces extraviado, tantas otras asustado, pero siempre esperanzado, puede, en un momento, hacer del mundo de lo real y lo concreto, de lo injusto y verdadero, el mas utópico de los sueños, concretándolo en un todo que aun siendo nada… es un sueño del que no se espera despertar…del amar y ser amado. Utopía y corazón, del segundo nace el primero, en el deseo y sólo este puede hacer verdad, aun con dolor, la utopía mas sincera… y es que, el amor siempre es sincero, es siempre justo y siempre es verdad… y a los ojos de quien nos ama somos perfecto e ideales… a su lado parece que todo es diferente aun cuando cueste el caminar. Que son efectos pasajeros, que el amor se pasa, que no existe, que se va… ¿qué más da si es utopía, qué mas da si es realidad? ¿Qué me importa si es un sueño y que me vaya a despertar? Si a su lado es todo bello, aun que no sea eternidad, si la utopía se hace cierta y el corazón la hace verdad… que me quiten las ideas, porque yo, en mi utopía, mejor opto por amar.



lunes, 4 de octubre de 2010

Bye, Bye. América. Sara R. Gallardo

Volver al oeste, como si alguna vez me hubiera pertenecido de la manera más genuina, de la manera en la que pertenece el tiempo o el espacio a las personas. Ir por un camino de grava, por una ruta americana, y regresar al oeste. Ir vestida como una vaquera o como una transeúnte de las llanuras de Nebraska. 
Sólo estoy tentando, estoy probando: no me voy a quedar en este mundo. Definitivamente. Lo demás 
                              son utopías.



Tom Chambers

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Las opiniones y los comentarios emitidos en este blog por las personas que en el mismo colaboran, son emitidos, todos ellos y en cualquier formato, a título personal por los diferentes autores. Este blog no suscribe ni secunda necesariamente cuanto en él se exprese.



La Fanzine en Facebook