sábado, 1 de mayo de 2010

Ocurrió en La Luna

Acabábamos de presentar el primer número de La Fanzine en La Gota de Leche y fuimos a celebrarlo a La Luna con unos amigos.  Mientras me terminaba la caña, entre conversaciones sobre el fanzine con viejos amigos de Logroño, Pat, que estaba hablando con Ricardo (Mojut16, CSO Absenta), me sorprendió diciéndome entusiasmada: “Awy, tema para el tercer número: el insomnio”.  Noches de creación, de amor y desamor, facturas sin pagar, teletienda, tabaco, inspiración, poesía, dibujos y delirio antes del amanecer.

Ahora, cinco meses después de aquella conversación, aparece La Fanzine #3, dedicada íntegramente a este trastorno del sueño.  El ejemplar que tienes entre tus manos no es un fanzine. Es un vecindario de noctámbulos. Un vecindario de madrugada, de luz en las ventanas, de inquilinos que se revuelven en sus camas, desazonados por  las pesadillas, las injusticias sociales, la astenia primaveral, las drogas, el recuerdo de un amante que se fue  pero dejó su presencia entre las sábanas, inquilinos que escriben cartas que jamás serán enviadas, que intentan cuadrar las cuentas de todas las facturas que no pueden pagar, inquilinos agobiados por los estudios, por el ya te llamaremos de las entrevistas de trabajo. Insomnes todos ellos, con las manos frías, los ojos hinchados, ganando siempre la carrera al despertador. Vampiros modernos que fabrican sus propios sueños a golpe de versos, trazos, relatos y nanas para no dormir.

En el primer piso Juan Maestro recuerda haber dormido en aquellas noches de verano que olían a jazmín. En el segundo, Cristian González teniendo sueño aunque éste no quiera tenerle a él. José Ángel Barrueco también escribe por y para esas noches de insomnio, mientras Eva Márquez observa tras la ventana un incipiente nuevo amanecer que la descubre con las manos ocupadas. Más arriba, suena China Girl y David Gutiérrez fuma asomado a la ventana. Begoña Leonardo aún a estas horas sigue contando ovejas, también Koko K, que harto ha empezado a degollarlas, y Manuel Vilas, agobiado por la pasta, suplica a su chica que por favor, no deje su trabajo. Sara Suberviola, Vanessa Villalba y Ana Patricia Moya, cada una sola en sus respectivas camas, añoran el calor del cariño de alguien a su lado, aunque fuera de mentira. Y como estos, muchos más, todos creadores, artistas, poetas, escritores, conviven en este vecindario y comparten contigo sus desvelos en La Fanzine, dispuestos a quitarte el sueño. 

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Las opiniones y los comentarios emitidos en este blog por las personas que en el mismo colaboran, son emitidos, todos ellos y en cualquier formato, a título personal por los diferentes autores. Este blog no suscribe ni secunda necesariamente cuanto en él se exprese.



La Fanzine en Facebook